Banca Abierta y su regulación en México

La Banca Abierta es un nuevo modelo colaborativo que requiere que instituciones del sector de servicios financieros hagan disponibles cierto tipo de datos a través de APIS abiertas y seguras a entidades terceras autorizadas. Entorno de estas entidades terceras, como empresas fintech, por ejemplo, pueden crear servicios y aplicaciones nuevas gracias a la disponibilidad de datos, ofreciendo mejores soluciones a necesidades del mercado.

Este modelo, surge a partir de la Revolución Global de Datos, un movimiento creciente en todo el mundo, a través del cual los datos se integran cada vez más en las distintas áreas de nuestras vidas. Cada vez que usamos nuestros celulares, correo electrónico, búsquedas en línea, compras en internet, se generan una cantidad de datos enormes. El uso y análisis de estos datos masivos han impactado todas las industrias de una forma nunca vista.

El Sector Financiero no ha quedado fuera del aprovechamiento de esta revolución de datos y APIs. A través del Open Banking se ha alineado con ella y con los cambios sociales y una sociedad que demanda cada vez más transparencia y esquemas más eficientes y fáciles para poder compartir información. El uso correcto y responsable de los datos se ha vuelto una de las herramientas más poderosas para resolver los retos más importantes de nuestra sociedad.

Se estima que el 90% de los datos del mundo han sido creados en los últimos dos años, con proyecciones de que la cantidad de datos disponible crezca 40% de forma anual.

Marco regulatorio del Open Banking en México

México está desarrollando su propio estándar de Banca Abierta con el objetivo de redefinir la competencia nacional para beneficiar a los consumidores y las pymes, así como y acelerar la inclusión financiera. Considerando que los 7 principales bancos poseen el 78% del mercado en México coma el estándar podrá ayudar a reducir el riesgo de monopolios de datos e impulsar el crecimiento de una competencia sana entre los proveedores del sector financiero. Lo anterior con el objetivo de beneficiar a consumidores pymes y personas que actualmente están marginadas del sistema financiero.

México se ha puesto a la vanguardia en el tema de Banca Abierta a través de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech, publicada en marzo del 2018. El artículo 76 establece:

Artículo 76.- Las Entidades Financieras, los transmisores de dinero, las sociedades de información crediticia, las cámaras de compensación a que se refiere la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, las ITF y las sociedades autorizadas para operar con Modelos Novedosos estarán obligadas a establecer interfaces de programación de aplicaciones informáticas estandarizadas que posibiliten la conectividad y acceso de otras interfaces desarrolladas o administradas por los mismos sujetos a que se refiere este artículo y terceros especializados en tecnologías de la información, con el fin de compartir los datos e información siguiente:

  1. Datos financieros abiertos
  2. Datos agregados
  3. Datos transaccionales

La Ley Fintech establece los cimientos para uno de los elementos con mayor poder de transformación en el sistema financiero: la obligación de establecer APIs a las Entidades Financieras, los Transmisores de Dinero, las Sociedades de Información Crediticia, las Cámaras de Compensación de Medios de Pago, las Instituciones de Tecnología Financiera y las Sociedades Autorizadas para Operar con Modelos Novedosos. Como se puede apreciar la ley fintech abarca prácticamente a todo el ecosistema financiero.

Deja un comentario