El Banco de Jalisco y su Moneda

Publicado

Jalisco, es conocido por su rico patrimonio cultural y su impresionante belleza natural. Sin embargo, Jalisco también es un centro de actividad económica, y su economía tiene una historia fascinante que data de varios siglos. La economía del estado ha evolucionado significativamente a lo largo del tiempo, desde los primeros días del trueque hasta los sistemas financieros modernos que existen en la actualidad. En este artículo, veremos más de cerca los inicios de la economía en Jalisco, incluida la moneda utilizada en el pasado y la introducción del primer cajero automático en el estado. Al explorar los orígenes de la economía de Jalisco, podemos obtener una comprensión más profunda del crecimiento y desarrollo económico del estado a lo largo del tiempo.


Tapatiotl

Tapatiotl es una palabra náhuatl que da nombre a una persona nacida en Guadalajara. Significa «vale por tres», ya que se refiere a tres bolsitas que contienen 10 granos de cacao cada una. En el siglo XVII, este grano se usaba como moneda, por lo que el nombre de Guadalajara hace referencia a una persona de gran valor.


Banco de Jalisco

En 1898, el representante de un grupo de comerciantes, Ramón Alcázar, firmó un convenio con la Secretaría de Hacienda Federal para establecer un banco en Guadalajara.

Fue inaugurado el 28 de noviembre de 1898 en un edificio de la calle López Cotilla. Al principio, los billetes eran difíciles de distribuir porque el Banco Nacional de México y el Banco de México habían abierto sucursales en Londres que se negaban a aceptarlos.

Las operaciones del Banco de Jalisco cubrían todo el noroeste del país. A principios de junio de 1914 suspendió sus actividades en Guadalajara. Hay varias versiones de por qué tuvo dificultades financieras, la segunda es que el gobierno ordenó la no entrega de 600.000 pesos en relación con un préstamo interno otorgado por Victorano Huerta. Otra versión sugiere que sucedió porque el General Mills pidió dinero para pagar a sus tropas y el banco se negó. Luego, los soldados obligaron a sus líderes a abrir sus habitaciones. Según la Asociación Numismática Mexicano-Estadounidense, el Banco de Jalisco fue reabierto el 13 de julio de 1915, luego de que Álvaro Obregón supuestamente amenazara con confiscar sus bienes si no retiraba los billetes en circulación dentro de los cinco días.

Cuando finalmente el banco tuvo que suscribir el monto del préstamo de Huerta, la Junta de Supervisión e Inspección de Instituciones de Crédito determinó el 15 de diciembre de 1915 que no tenía fondos suficientes para suscribir los pagarés y revocó la concesión. El 31 de enero de 1921, el decreto de Obregón volvió a colocar al banco en la categoría A (bancos cuyos activos excedían a sus pasivos) y se le permitió reanudar todas las operaciones normales excepto la emisión de billetes.


La Cámara de Comercio de Guadalajara también emitió notas. En la década de 1940, la Cámara de Comercio emitió papel moneda porque había escasez de monedas de cobre para fundir y fabricar armas para las fuerzas aliadas, según el grupo comercial. Dirigido por el Banco de México, emitió billetes de 50 centavos de amplia circulación para permitir que el público intercambie sus bienes y servicios.


El 7 de noviembre de 2018 se inauguró la actual fábrica de billetes del Banco de México en El Salto, Jalisco.
La construcción comenzó en 2015. Luego de realizar varios análisis, decidieron construir la nueva fábrica en Jalisco, tomando en cuenta su ubicación geográfica, la dotación de infraestructura de comunicación y el complemento que se podría crear con el banco regional Banco de México ya ubicado en la empresa.
Esta fábrica producía un tercio de los billetes que se producen en el país en todas las denominaciones. En cuanto a equipamiento, la fábrica instaló una línea de producción y tecnología que brindó las mejores condiciones para la producción y protección de billetes.


La banca comercial, que consiste en instituciones autorizadas por el gobierno federal para captar recursos financieros del ahorro público y otorgar préstamos, también tiene una larga trayectoria en Jalisco.
En 1930, el gobierno del estado intervino decisivamente en el interés de la industria, ya que había pocas entidades bancarias para financiar la actividad. En marzo de ese año, el gobernador José María Cuellar insistió en la creación del Banco Jalisco Refaccionario, del cual el 80 por ciento sería de capital público y el resto privado.

También se creó una sociedad financiera no bancaria, Almacén Jalisco. También, y por única vez, se creó un banco con sede fuera de Guadalajara: Banco Mercantil y Refacciario de Occidente, con sede en Ciudad Guzmán, pero fusionado con Refacciario de Jalisco en 1937. El banco comercial con sede en Guadalajara, que fue nacionalizado en 1962 y volvió a manos privadas en 1990, era conocido por manejar los enormes flujos financieros del país.


La llegada del primer cajero automático a México a través de Banamex en 1972, el primero en América Latina, fue un evento importante en la historia económica del país. Poco tiempo después, se instalaron cajeros automáticos en ciudades como Guadalajara, Acapulco y Monterrey. De acuerdo con el Centro Bancario del Estado de Jalisco, actualmente existen 4,212 cajeros automáticos y 938 sucursales bancarias en Jalisco. Todos de 23 bancos diferentes.

HTML tutorial

Esta publicación es solo para suscriptores

Esta publicación es solo para suscriptores

Prueba 15 días Gratis

Copyright © 2023 DIAFINTECH 

“ Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para fines funcionales (permitir lanavegación web), para optimizar la navegación y personalizarla según tus preferencias asícomo para mostrarte publicidad en base a tu perfil de navegación (p.e páginas visitadas). Si pulsas ACEPTAR, aceptas todas las cookies. Conoce nuestro aviso de privacidad