Fidel: Las API financieras están impulsando la próxima ola de innovación de tecnología financiera

Durante muchos años, la oportunidad de crear experiencias sobre la base de los datos financieros permaneció sin explotar. Los nuevos tipos de API de infraestructura financiera están brindando a los desarrolladores la capacidad de integrar sin problemas los pagos en sus productos, lo que ayuda a desatar una nueva ola de innovación impulsada por los pagos.


API es el acrónimo de Application Programming Interface, que es un intermediario de software que permite que dos aplicaciones se comuniquen entre sí. Cada vez que se usa una aplicación como Facebook, se envía un mensaje instantáneo o se verifica el clima en algún teléfono, está usando una API.


Katherine Degnen, Vicepresidenta de Producto de Fidel, ha estado observando esta innovación. Katherine supervisa el desarrollo, la comercialización y la administración del conjunto de API de infraestructura financiera de Fidel. Le apasiona permitir que los desarrolladores creen experiencias de usuario poderosas en torno a eventos de pagos en tiempo real.


FIDEL 

Su misión: Conectar a los innovadores con el mundo de los pagos.

Los datos de pago en tiempo real pueden ser increíblemente poderosos. Sin embargo, el ecosistema de pagos globales es muy complejo y, a menudo, opaco. Este entorno obstaculiza la innovación de productos impulsada por los pagos. Fidel decidió hacer algo al respecto.

Con el apoyo de las redes de tarjetas más grandes del mundo, sus API facilitan la conexión y la construcción de forma segura sobre las tarjetas de pago. Su misión es proporcionar a los desarrolladores las herramientas que necesitan para crear un valor duradero y conexiones profundas con sus usuarios.


En los últimos años, regulaciones como PSD2 y prácticas como Open Banking han comenzado a abrir las puertas previamente selladas de las instituciones financieras. Por primera vez, los desarrolladores han podido aprovechar los datos bancarios para crear una nueva generación de productos centrados en el usuario. Los prestamistas pueden proporcionar decisiones crediticias más rápidas sobre las solicitudes de préstamos. Las aplicaciones de gestión patrimonial pueden proporcionar a los usuarios una visión completa de sus cuentas bancarias y de corretaje.


PSD2 es un reglamento europeo para los servicios de pago electrónico. Busca hacer que los pagos sean más seguros en Europa, impulsar la innovación y ayudar a los servicios bancarios a adaptarse a las nuevas tecnologías. PSD2 es una prueba de la importancia cada vez mayor que están adquiriendo las interfaces de programas de aplicaciones (API) en diferentes sectores financieros.


Los datos de Open Banking son en realidad un resumen digital de la cuenta en línea de un consumidor o empresa. Esta representación digital es ciertamente amplia, pero también tiene sus limitaciones. Pueden pasar días hasta que una transacción aparezca en un extracto bancario y los datos carecen de detalles más allá del nombre del comerciante, el monto de la transacción y la fecha. Para los desarrolladores que buscan crear experiencias para involucrar a los clientes en el momento del pago, se requieren datos más completos y en tiempo real.

Las API de infraestructura financiera están llenando este vacío. Estas API permiten a los desarrolladores aprovechar los datos de las tarjetas de pago y crear experiencias programables en torno a eventos de pagos en tiempo real. Cada vez que se pasa, se sumerge, se toca o se escribe una tarjeta, se convierte en una oportunidad para que una empresa involucre a sus usuarios y cree más valor para sus clientes.

Pero, ¿en qué se diferencian exactamente los datos de la tarjeta de los datos del extracto bancario? Por un lado, se procesa instantáneamente. Eso significa que las empresas pueden interactuar con sus clientes en el momento en que realizan una compra, interactuando con ellos en un momento que es muy relevante para ellos. Por ejemplo, una API financiera puede permitir la entrega automatizada de un recibo digital en el momento en que se pasa una tarjeta al momento de pagar al hacer coincidir instantáneamente la tarjeta de un cliente con dicha transacción. Crea una mejor experiencia de pago para los compradores y crea vistas agregadas del comportamiento de gasto de los clientes para los comerciantes.

En segundo lugar, los datos de las transacciones son bastantes detallados, lo que es particularmente importante para los programas de fidelización y recompensas. Una cosa es saber que un cliente gastó en una de sus tiendas en los últimos tres días, pero otra es saber exactamente en qué ubicación de la tienda y cuándo gastó esa persona. Estos datos ayudan a las empresas a crear ofertas más personalizadas y dirigidas, que profundizan el compromiso y comercializan de manera más efectiva su marca a su base de clientes.

Encima de las funciones como capacidades de reembolso automatizado, reembolsos instantáneos de reclamos, soluciones de administración de gastos o incluso opciones de préstamos y financiamiento omnicanal, comenzará a arañar la superficie de lo que esos datos granulares en tiempo real pueden / podrían permitir a los desarrolladores.

Las tarjetas de pago no van a ninguna parte. Statista estima que hubo aproximadamente 22,11 mil millones de tarjetas en circulación en 2018, y serán aproximadamente 29,31 mil millones para 2027. El uso de efectivo físico se ha desplomado desde la década de 2000, desplazado por los pagos sin contacto y las billeteras digitales. Sin mencionar que la transacción promedio con tarjeta de crédito es más del doble que la transacción promedio en efectivo.

En cuanto a la inscripción, hacer que los clientes se registren en un programa se ha vuelto tan fácil como iniciar sesión en un punto de acceso WiFi. Los SDK para dispositivos móviles y web que existen hoy en día ayudan a incorporar las tarjetas de los nuevos usuarios y pueden integrarse directamente en un iframe HTML seguro en sitios web o aplicaciones. Además, no requiere el mismo ciclo de 90 días para reafirmar las credenciales de inicio de sesión que las aplicaciones de Open Banking.

Lo más importante es que las API permiten que los clientes controlen qué datos comparten y con quién. Todos los titulares de tarjetas deben dar su consentimiento para participar y la información de su tarjeta no se almacena ni se guarda en ningún lugar. Los titulares de tarjetas pueden optar por dejar de compartir sus datos en cualquier momento, poniéndolos en el asiento del conductor.

Deja un comentario