Crowdfunding: origen y actualidad en México

El crowdfunding ha surgido como una forma novedosa de recaudar capital para una gran variedad de proyectos y, dado su rápido crecimiento y aplicabilidad, ha conseguido atraer la atención de empresarios, académicos y autoridades gubernamentales

Orígenes del crowdfunding

Es común pensar que este tipo de financiamiento nació de la mano de la era digital, lo cierto, es que su origen se remonta mucho tiempo atrás. De hecho, los primeros antecedentes de modelos de financiamiento masivo se remontan al siglo XVIII. En 1713, el poeta Alexander Pope, captó recursos del público para publicar la traducción al inglés de la obra “La Ilíada” de Homero. Años más tarde, en 1783, Mozart, que no contaba con los recursos suficientes, recurrió a la misma estrategia con el objetivo de presentar tres conciertos.  

Quizás el antecedente más simbólico del modelo de financiamiento colectivo es la historia de la construcción de la Estatua de la Libertad. En 1884, la entrega de la estatua peligraba debido a la falta de recursos, por lo que Francia y Estados Unidos decidieron recurrir a sus pueblos en busca de ayuda monetaria. Joseph Pulitzer, quien aquel entonces era editor del New York Times, publicó: 

“¡Debemos levantar los recursos! (…) ¡No es un regalo de los millonarios de Francia a los millonarios de América, es un regalo de todo el pueblo de Francia a todo el pueblo de América!” 

Como resultado de la campaña, se logró recaudar la cantidad de $100,000 millones de dólares provenientes de 125,000 contribuyentes. 

Hoy en día el crowdfunding es una actividad basada en Internet que, gracias a las tecnologías, tiene el potencial de accesibilidad a nivel global y ofrece la oportunidad de proporcionar capital sin importar la ubicación de los solicitantes. 

Crowdfunding – Principales propulsoras de la Ley Fintech

El financiamiento colectivo a través de plataformas tecnológicas ha crecido rápidamente, siendo notable el incremento de este tipo de operaciones en los últimos 5 años en todo el mundo. América Latina y México no son la excepción.  

El financiamiento colectivo o crowdfunding surge como una vía de financiamiento alternativo donde los inversionistas financian proyectos a cambio de una participación accionaria o recompensas, o simplemente realiza la inversión en formato de donación. 

En 2012, aparecieron en México las primeras plataformas de financiamiento colectivo, desde entonces, han surgido mucho más. En 2014, varias de las entidades que prestaban los servicios de financiamiento colectivo en México, se unieron para establecer códigos de prácticas que buscaban el profesionalismo en la prestación de sus servicios, dando lugar a la AFICO (Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo). Posteriormente, surgió la Asociación Fintech México, que busca agrupar a las empresas de fintech para detonar la industria en México y Latinoamérica. 

Dichas plataformas de financiamiento colectivo fueron las principales impulsoras de una ley que regulará su actuación y les otorgará certeza jurídica en su operación, reservando las actividades de financiamiento colectivo a las sociedades que obtuvieran su autorización ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). 

Atendiendo el auge de esta actividad en México, el 10 de octubre del 2017, El Ejecutivo Federal envió a la Cámara de Senadores la iniciativa de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera. Dicha iniciativa fue aprobada el 5 de diciembre de 2017 en la Cámara de Senadores, y turnada a la Cámara de Diputados para su revisión y aprobación. La Cámara de Diputados aprobó dicha iniciativa prácticamente sin cambios y se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 9 de marzo del 2018. En la exposición de motivos de la iniciativa presentada destacaba: 

“La presente iniciativa tiene por objetivo otorgar un espacio regulatorio para que la innovación a través de tecnologías de los servicios financieros se desarrolle y florezca. Lo anterior con la finalidad de poner a México a la vanguardia en el desarrollo de servicios financieros que sean capaces de incrementar el nivel de inclusión financiera en todo el país y mejorar las condiciones de competencia en el sistema financiero mexicano” 

Ley Fintech – Instituciones de Fondeo Colectivo

En México, el crowdfunding encuentra su marco jurídico en la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Ley Fintech). En la Ley, en su capitulo primero, artículo 15, encontramos la definición que órgano regulador le da al financiamiento colectivo: 

“Artículo 15.- Las actividades destinadas a poner en contacto a personas del público en general, con el fin de que entre ellas se otorguen financiamientos mediante alguna de las Operaciones señaladas en el siguiente artículo, realizadas de manera habitual y profesional, a través de aplicaciones informáticas, interfaces, páginas de internet o cualquier otro medio de comunicación electrónica o digital, solo podrán llevarse a cabo por las personas morales autorizadas por la CNBV, previo acuerdo del Comité Interinstitucional, como instituciones de financiamiento colectivo.” 

Para organizarse y operar como IFC (Institución de Financiamiento Colectivo), es necesario obtener autorización por parte de la CNBV (Comisión Nacional Bancaria y de Valores), previo acuerdo del Comité Interinstitucional, el cual está conformado por funcionarios de SHCP, Banxico y CNBV. 

A grandes rasgos, las personas interesadas en obtener la autorización para poder operar como IFC, deberán ser:

  • Sociedad anónimas, con domicilio establecido en territorio nacional
  • Capital mínimo de 500,000 UDIS (aproximadamente 3 millones de pesos)
  • En caso se pretenda realizar dos o más tipos de financiamiento, realizar operaciones con activos virtuales o moneda extranjera el capital mínimo será de 700,000 UDIS (aproximadamente 4.2 millones de pesos). 

La principal actividad que regula la Ley Fintech consiste en poner en contacto a personas del público general. Con el objetivo de que entre ellas se otorguen financiamientos mediante operaciones de financiamiento colectivo. Ya sea a través de aplicaciones informáticas, interfaces, páginas de internet o cualquier otro medio de comunicación electrónica o digital. 

AFICO

La Asociación de Plataformas de Financiamiento Colectivo (AFICO) es la organización que agrupa a las principales plataformas de crowdfunding en México. Con el principal objetivo de promover el modelo y defender sus intereses. Estableciendo códigos de prácticas que sean adoptados por todas las plataformas y profesionales del crowdfunding en el país.  

En su sitio web podemos ubicar las empresas de financiamiento colectivo aliadas y su clasificación. 

Un comentario

  1. Esta muy interesante el artículo,me sirvió mucho como inversionista,sin embargo veo que descartaron a Capital Funding Lab de su listado,también entregó solicitud de registro ante la comisión y esta en el registro de AFICO, recomendaria no descartaran a ninguna institución ya que eso genera incertidumbre a uno como usuario,por ultimo me gustaria que pudieran publicar información de cada una de las instituciones de fondeo colectivo registradas en AFICO para poder comparar y que el cliente pueda decidir mejor al momento de invertir.

Deja un comentario