Congreso de El Salvador aprueba la Ley Bitcoin

La Asamblea Legislativa de El Salvador aprueba la llamada “Ley Bitcoin” que implica tomar a la famosa criptodivisa como moneda de curso legal en el país centroamericano. Es así que el bitcoin podrá ser utilizado para cualquier tipo de transacción y título que realizan personas tanto físicas como jurídicas señala la misma ley.

Por el momento la Ley Bitcoin cuenta con 16 artículos y fue aprobada con 62 de 84 votos; un punto a destacar es que de esos 62 votos, 56 fueron del partido Nuevas Ideas (partido aliado con Nayib Bukele). Es así que el dólar se utilizará como referencia al tipo de cambio entre a ambas y el precio será establecido libremente por el mercado señala el artículo segundo de la presente ley.

El gobierno Salvadoreño señala como una iniciativa ambiciosa que pondrá a su país en el radar de muchos inversionistas y turistas afines al bitcoin. Es así que tomarán un proyecto para capacitar y darle acceso a los salvadoreños a poder recibir y hacer transacciones con esta criptomoneda. Pues en palabras del presidente Bukele, bitcoin es “la forma de más rápido crecimiento para transferir” esos miles de millones de dólares en remesas y de evitar que “millones de dólares” se pierdan en intermediarios. Esto tomando en cuenta que las remesas enviadas por salvadoreñps desde los Estados Unidos, representan el 22% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. .

Otros de los argumentos a favor de la presente ley lo señala el Ministerio de Economía del país, pues afirma que el 70% del pueblo activo salvadoreño no cuenta con servicios financieros; esto sería una forma efectiva de inclusión y de impulsar el crecimiento económico a base de transacciones rápidas de remesas, turismo e inversión extranjera. Esto los convierte en el primer país en el mundo en darle a Bitcoin el carácter de moneda de curso legal.

Con esto el mandatario salvadoreño califica de “histórica” la Ley Bitcoin en su país; de momento la ley sólo contempla a Bitcoin y no otras criptomonedas como Ethereum. Será cuestión de tiempo ver el potencial que esta aceptación por parte de El Salvador implicará para su economía y su gente.

Deja un comentario