El colapso del banco de Silicon Valley: las causas detrás de la caída

Publicado

Silicon Valley ha sido durante mucho tiempo sinónimo de innovación, avance tecnológico y crecimiento económico sin precedentes. Ha servido como caldo de cultivo para algunas de las empresas más influyentes e innovadoras del mundo, atrayendo a los mejores talentos y fuertes inversiones. Sin embargo, bajo la fachada resplandeciente de esta utopía tecnológica, se ha desarrollado una catástrofe imprevista: el colapso de Silicon Valley Bank.

Una vez considerado un pilar destacado del ecosistema financiero de la región, la repentina caída de Silicon Valley Bank ha conmocionado a la industria y planteado dudas sobre la estabilidad y sostenibilidad de la economía impulsada por la tecnología. En este artículo, profundizamos en las complejidades del colapso del banco, buscando descubrir las razones subyacentes que llevaron a su desaparición final.

En el mes transcurrido desde el colapso del banco de Silicon Valley, han salido a la luz cuatro posibles culpables. Pero mientras tengamos bancos, siempre tendremos quiebras bancarias, por lo que necesitamos que los reguladores aprendan las lecciones reales del colapso de SVB, las incorporen a sus procedimientos y vuelvan a trabajar.

Cuando estalló la crisis bancaria a principios de marzo, los expertos acudieron en masa a la defensa, o al menos a sus estudios, para escribir columnas incriminatorias. No es sorprendente que estas primeras evaluaciones, basadas en información aún incompleta, a menudo se contradijeran entre sí. Un mes después, la narrativa converge en cuatro aspectos o explicaciones de la crisis. La primera es la llamada perspectiva de gestión incompetente. Los altos ejecutivos de Silicon Valley Bank son mejores para presentar empresas tecnológicas que para tomar decisiones de inversión prudentes. 

En particular, SVB, la firma financiera de $ 200 mil millones, no tendrá un director de riesgos durante la mayor parte de 2022. Si bien sus contrapartes en otros bancos han regresado a la oficina, todavía es común que los altos ejecutivos de SVB, que se distribuyen en seis zonas horarias desde Hawái hasta la costa este de EE. UU., trabajen desde casa. Por lo tanto, los gerentes de SVB, al ver el aumento en los depósitos bancarios, tomaron el camino más fácil y acumularon bonos del Tesoro de EE. UU. Compraron productos para cubrir el riesgo de tasa de interés, pero luego abandonaron esas posiciones en el peor momento posible para ahorrar costos.

La segunda explicación es la visión de clientes incompetentes. Los depósitos bancarios de los clientes comerciales de SVB están muy por encima del máximo de la FDIC de $250,000; una gestión prudente del dinero debe depositar estos saldos en los principales bancos o fondos del mercado monetario con los balances más sólidos. Entonces, muy conscientes de que había depósitos no asegurados, los clientes de SVB retiraron sus fondos en un pánico que se extendió como la pólvora en las redes sociales.

Un tercer punto de vista culpa a los reguladores incompetentes. El CEO de SVB no es ajeno a la Reserva Federal de San Francisco: ha sido miembro de la junta. La Fed sabía que los depósitos de SVB habían crecido un 400 % en cinco años, superando sus préstamos. Esa debería ser la respuesta legal a ondear una bandera roja frente a un toro. Sin embargo, a partir de 2021, la Fed solo advirtió al SVB sobre «problemas a observar». Además, la prueba de estrés de la Fed no tiene en cuenta la posibilidad de que la inflación y las tasas de interés puedan aumentar significativamente.

El cuarto argumento enfatiza las políticas macroeconómicas equivocadas. Los largos periodos de tipos de interés oficiales bajos han animado a los bancos que buscan rentabilidad, como SVB, a acumular bonos a largo plazo. Después de todo, el gasto deficitario imprudente está inevitablemente acompañado por los estallidos de inflación necesarios para reducir la carga de la deuda del gobierno. Más específicamente, la inflación reduce la carga de la deuda al obligar a la Reserva Federal a aumentar las tasas de interés, lo que hace que los precios de los bonos caigan y causen pérdidas a los tenedores de bonos, incluidos los bancos.

Si bien podemos elegir una mejor administración bancaria, siempre habrá gerentes bancarios sin experiencia y miembros de la junta que están demasiado distraídos para brindar una supervisión efectiva. Podemos aprobar leyes que permitan que la FDIC recupere las bonificaciones pagadas a los ejecutivos bancarios en quiebra. Uno puede mirar hacia atrás a las leyes de doble responsabilidad del siglo XIX, donde los accionistas de los bancos acordaron asumir la responsabilidad en caso de quiebra del banco por encima del valor actual de sus activos. Podemos tratar de educar mejor a los ahorradores. Pero los clientes de SVB están mejor educados que la mayoría. La realidad es que el cliente bancario promedio, no solo los empresarios tecnológicos, tiene otras cosas en mente. No hay duda de que el fracaso de SVB fue una llamada de atención.

Pero la historia nos dice que tarde o temprano los ahorradores se vuelven a dormir. La idea de que la disciplina de los depositantes puede limitar la asunción excesiva de riesgos por parte de los bancos es una ilusión: el depositante típico no es un analista de crédito. Por lo tanto, el Congreso no debe dudar en elevar el límite de los depósitos asegurados en cuentas comerciales.

Asimismo, siempre podemos crear mejores políticas macroeconómicas. Pero para muchos que ahora creen que la política monetaria y fiscal causó la crisis bancaria en marzo, la retrospectiva es 20/20. Nadie cree que las autoridades estén o deban estar dispuestas a subordinar las políticas fiscales y de tasas de interés (actualmente a mantener baja inflación y alto empleo) únicamente para asegurar la estabilidad financiera. Por lo tanto, la única solución viable es una regulación bancaria más efectiva. Algunos argumentan que no se puede confiar en los reguladores y que la regulación nunca será efectiva. Utilizan SVB como ejemplo. 

The collapse of Silicon Valley Bank serves as a sobering reminder that even the seemingly invincible entities of Silicon Valley are not immune to failure. The convergence of overextension in venture capital financing, dependence on a single industry, lack of diversification in loan portfolio, and regulatory challenges led to the bank’s downfall. As Silicon Valley reassesses its financial landscape, there are valuable lessons to be learned about the importance of prudent risk management, diversification, and adaptability in the ever-changing world of finance.

El colapso de Silicon Valley Bank sirve como un recordatorio aleccionador de que incluso las entidades aparentemente invencibles de Silicon Valley no son inmunes al fracaso. La convergencia de la sobreextensión en el financiamiento de capital de riesgo, la dependencia de una sola industria, la falta de diversificación en la cartera de préstamos y los desafíos regulatorios llevaron a la caída del banco. A medida que Silicon Valley reevalúa su panorama financiero, hay lecciones valiosas que aprender sobre la importancia de la gestión prudente de riesgos, la diversificación y la adaptabilidad en el mundo de las finanzas en constante cambio.


El Economista. (2023, May 17). Un misterio de asesinato bancario. El Economista. https://www-eleconomista-com-mx.cdn.ampproject.org/c/s/www.eleconomista.com.mx/amp/opinion/Un-misterio-de-asesinato-bancario-20230516-0110.html

HTML tutorial

Esta publicación es solo para suscriptores

Esta publicación es solo para suscriptores

Prueba 15 días Gratis

Copyright © 2023 DIAFINTECH 

“ Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para fines funcionales (permitir lanavegación web), para optimizar la navegación y personalizarla según tus preferencias asícomo para mostrarte publicidad en base a tu perfil de navegación (p.e páginas visitadas). Si pulsas ACEPTAR, aceptas todas las cookies. Conoce nuestro aviso de privacidad