CDMX se convierte en un paraíso de «trabajo desde casa»

Publicado

A Sandra Ortiz le cuesta hablar sobre el restaurante de su familia sin echarse a llorar.

“Llegaron y nos dijeron que teníamos cinco minutos para sacar todo”, dijo Ortiz, recordando el desalojo de su familia en febrero.

Ortiz, de 55 años, y sus cuatro hermanos se habían hecho cargo de Tortería Colima de manos de su padre, quien la inició como una panadería en 1968. Los hermanos la expandieron a un restaurante, que se hizo popular entre los locales de la Ciudad de México.

Durante 54 años, la familia Ortiz manejó su negocio desde la planta baja de un edificio de cuatro pisos, ubicado en una esquina concurrida del cada vez más codiciado barrio Roma.

Pero en los últimos años, la familia vio cómo cambiaba la comunidad que los rodeaba. Una afluencia de extranjeros, en su mayoría de los EE. UU., inspiró a los propietarios mexicanos a renovar y remodelar sus propiedades para acomodar a los recién llegados más ricos. Ortiz observó cómo los visitantes y turistas de repente se convertían en vecinos a tiempo completo.

“Los precios son mucho más altos”, dijo. “Es difícil porque muchos de estos extranjeros vienen y tienen mucho dinero para poder gastar en estos apartamentos y alquileres”.

El casero de los Ortiz siguió la tendencia empresarial. La familia trató de hacer retroceder y mantener su espacio, pero después de una larga batalla legal finalmente fueron desalojados en febrero. Más de medio siglo de pertenencias se apilaron en la calle cuando fueron expulsados. El edificio ahora está siendo renovado en apartamentos de alta gama.

“Mucho dolor… Me dolieron mucho”, dijo Ortiz, lavando platos junto a dos de sus hermanas. Ahora trabajan en otro restaurante, ya no como propietarios sino como empleados, en un lugar mucho menos céntrico que Tortería Colima.

Ortiz admitió que los efectos paralizantes del covid-19 y el aumento de la inflación mundial han agravado la situación, y no culpa a los extranjeros por querer visitar la Ciudad de México. Pero le preocupa que a medida que lleguen más expatriados estadounidenses para quedarse, más locales serán expulsados.

Mientras se realizan renovaciones en los pisos sobre su restaurante ahora cerrado, al otro lado de la calle se encuentra una tienda con un letrero que atrae a los nuevos residentes. Se lee: “¡Hola Ciudad de México!” … en inglés.

«¡Por favor vete, no te queremos aquí!»

No es difícil para los locales entender el atractivo de mudarse de los Estados Unidos a la Ciudad de México.

“Es bonito, su dinero vale más aquí, pueden vivir en una casa o un apartamento realmente bonito y grande, crear una vida mejor”, dijo Fernando Bustos Gorozpe. “Pero no es que haya interés en participar y entender la cultura local aquí”.

Bustos Gorozpe es un profesor universitario que nació y creció en la Ciudad de México. Notó que la tendencia de los expatriados estadounidenses que viajan a la capital de México se aceleró con el covid-19, ya que México tenía menos restricciones fronterizas que otros países. Eso coincidió con un número creciente de empresas estadounidenses que permiten a sus empleados trabajar de forma remota. Muchos optaron por hacerlo al sur de la frontera, en la Ciudad de México.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dice que 1,6 millones de ciudadanos estadounidenses viven en México. Pero no sabe cuántos viven y trabajan allí con visas de turista. El gobierno mexicano tampoco rastrea esos datos, pero registró más de 5.3 millones de turistas estadounidenses que volaron a los aeropuertos mexicanos de enero a mayo de 2022. Eso es casi un millón más en comparación con el mismo período en 2019.

La agente de bienes raíces Edyta Norejko dijo que recibe docenas de llamadas semanales de estadounidenses que preguntan sobre mudarse a la Ciudad de México.

“Muy a menudo es de Los Ángeles o la ciudad de Nueva York”, dijo, y agregó que la mayoría busca evitar el aumento del costo de vida en los Estados Unidos y sacar provecho de un tipo de cambio fuerte.

En 2014, Norejko, originaria de Polonia, y su esposo, Eduardo Alvarez, originario de la Ciudad de México, crearon su firma de bienes raíces pensando en los extranjeros. Dicen que alrededor del 70% de su negocio proviene de clientes fuera de México que aspiran a vivir en la ciudad capital del país.

“Hay muchos beneficios para los extranjeros que viven en la Ciudad de México”, dijo Norejko, refiriéndose a los ingresos por turismo generados por los estadounidenses que viajan a México. «Los necesitamos.»

En los primeros cinco meses de 2022, el turismo de viajeros estadounidenses generó casi $11,500 millones en ingresos para México, según la Secretaría de Turismo del país. Está en camino de superar los niveles previos a la pandemia.

“Es dinero que entra, pero que solo va a parar a manos de unos pocos”, Bustos Gorozpe. “Y los lugareños terminan desplazados porque ya no pueden pagar estas áreas que se han vuelto muy caras”.

En barrios como Roma y Condesa, los cafés encantadores y los restaurantes de moda ahora atienden a los expatriados de habla inglesa. Bustos Gorozpe ha notado que menos extranjeros hacen el esfuerzo de hablar español y, en algunos casos, suponen que los locales deben entender inglés. Eso ha llevado a que aumenten las frustraciones entre algunos residentes.

“Por supuesto, esto no es como, ‘Odiamos a la gente de afuera’”, dijo Bustos Gorozpe.
Pero Bustos Gorozpe dijo que los letreros colocados en una comunidad aburguesada expresan una ira creciente.
«Leen: ‘Por favor, váyanse, ¡no los queremos aquí!'».

Nómadas digitales

Entre los expatriados estadounidenses que han acudido en masa a la Ciudad de México en los últimos meses se encuentra Erik Rodríguez, de 37 años.

Rodríguez originalmente viajaba a la Ciudad de México como turista y ahora vive en la ciudad y trabaja de forma remota como analista de desarrollo económico para una agencia con sede en los Estados Unidos.

Aunque sus abuelos nacieron en México, Rodríguez admitió que no está en la Ciudad de México para redescubrir sus raíces o mejorar su español, del cual habla poco. Él está allí para ahorrar dinero mientras disfruta de un estilo de vida de calidad.

“En San Diego, mi departamento (un estudio) costaba probablemente $2,500 (al mes)”, dijo. “Aquí tengo un apartamento de una habitación y pago $800 al mes”.

Rodríguez y otros llamados ‘nómadas digitales’ se pueden ver en los cafés de la ciudad o en los parques, con las computadoras portátiles abiertas, ocupados en el trabajo. Dijo que cuando llegó por primera vez a la Ciudad de México, se sintió bienvenido.

“Creo que había una sensación de ‘queremos que la gente venga aquí para estimular la economía’. Gracias por estar aquí’. Pero sé que recientemente ha habido quejas de los lugareños sobre el efecto que los expatriados que viven aquí han tenido en su propio estilo de vida”, dijo.

Rodríguez dice que no está seguro de quedarse en México a largo plazo. Pero, agregó, “está empezando a sentirse como en casa”.

HTML tutorial

Esta publicación es solo para suscriptores

Esta publicación es solo para suscriptores

Prueba 15 días Gratis

Copyright © 2023 DIAFINTECH 

“ Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para fines funcionales (permitir lanavegación web), para optimizar la navegación y personalizarla según tus preferencias asícomo para mostrarte publicidad en base a tu perfil de navegación (p.e páginas visitadas). Si pulsas ACEPTAR, aceptas todas las cookies. Conoce nuestro aviso de privacidad