Bitcoin y Ethereum entre las 3 criptomonedas más contaminantes

Publicado

La minería de criptomonedas es un proceso que consume mucha energía y requiere que las computadoras resuelvan problemas algorítmicos complejos para agregar a la cadena de bloques y recibir tokens de criptomonedas. Este proceso es necesario tanto para crear nuevos tokens como para registrar transacciones en la cadena de bloques.

Forex Sugerir analizó algunas de las criptomonedas más populares actualmente en el mercado para ver cómo se comparan en términos de emisiones de CO2, en su investigación Global Impact of Crypto Trading. Cada criptomoneda usa una cantidad diferente de electricidad para procesar una transacción y extraer nuevos tokens. Esto depende del proceso que usa cada criptomoneda para agregar a la cadena de bloques, y algunos métodos son más complejos y consumen mucha energía que otros.


¿Qué es la minería de Bitcoin?

La minería de Bitcoin es el proceso mediante el cual se ponen en circulación nuevos bitcoins; también es la forma en que la red confirma las nuevas transacciones y un componente crítico del mantenimiento y desarrollo del libro mayor de blockchain. La «minería» se realiza utilizando un hardware sofisticado que resuelve un problema matemático computacional extremadamente complejo. La primera computadora que encuentre la solución al problema recibe el siguiente bloque de bitcoins y el proceso comienza de nuevo.

La minería de criptomonedas es laboriosa, costosa y solo esporádicamente gratificante. No obstante, la minería tiene un atractivo magnético para muchos inversores interesados en las criptomonedas debido al hecho de que los mineros son recompensados por su trabajo con tokens criptográficos. 


Las 3 monedas que menos consumen energía

Las tres principales criptomonedas: comparación en términos de emisiones y consumo de energía por transacción.

Bitcoin es, con mucho, la criptomoneda más contaminante y que consume mucha energía, ya que utiliza 707 kWh por transacción. Esto equivale a 1.060,5 libras de CO2 por cada transacción, lo que equivale a poco más de media tonelada. Usó, con mucho, la mayor cantidad de energía de todas las criptomonedas en 2020, produciendo hasta 59,9 millones de toneladas de CO2 en solo doce meses. Para compensar esta enorme cifra, se habrían necesitado plantar 299,6 millones de árboles. Esto convierte a Bitcoin en una criptomoneda increíblemente insostenible que deberá reformar su funcionamiento para adaptarse a un mundo con bajas emisiones de carbono.

Ethereum utiliza la segunda mayor cantidad de energía para cada transacción que consume 62,56 kWh, lo que produce 93,84 libras de CO2. A pesar de ser mucho más eficiente que Bitcoin, este sigue siendo un costo energético muy alto que produce una preocupante cantidad de CO2. Ethereum produjo la segunda mayor cantidad de CO2 en 2020 con 16,6 millones de toneladas, lo que habría requerido la plantación de 84,3 millones de árboles para capturar el contaminante dañino. A pesar de producir mucho menos CO2 en el transcurso de 2020 que Bitcoin, Ethereum sigue operando a una tasa insostenible de consumo de energía, lo que la convierte en una de las criptomonedas más sucias del año pasado.

En tercer lugar se encuentra Bitcoin Cash, un derivado de Bitcoin. Esta criptomoneda usa 19.957 kWh por transacción y produce 28 libras de CO2.

Otras criptomonedas insostenibles notables son Litecoin, Cardano y Dogecoin.


Minería y circulación de Bitcoin

Además de llenar los bolsillos de los mineros y apoyar el ecosistema de Bitcoin, la minería tiene otro propósito vital: es la única forma de poner en circulación nuevas criptomonedas. En otras palabras, los mineros básicamente están «acuñando» moneda. Por ejemplo, en septiembre de 2021, había alrededor de 18,82 millones de bitcoins en circulación, de un total final de 21 millones.2

Aparte de las monedas acuñadas a través del bloque génesis (el primer bloque, que fue creado por el fundador Satoshi Nakamoto), todos y cada uno de esos bitcoins surgieron gracias a los mineros. En ausencia de mineros, Bitcoin como red seguiría existiendo y sería utilizable, pero nunca habría bitcoins adicionales. Sin embargo, debido a que la tasa de bitcoins «extraídos» se reduce con el tiempo, el bitcoin final no se circulará hasta alrededor del año 2140. Esto no significa que las transacciones dejarán de ser verificadas. Los mineros continuarán verificando las transacciones y se les pagará una tarifa por hacerlo a fin de mantener la integridad de la red de Bitcoin.

Aparte de la recompensa de Bitcoin a corto plazo, ser un minero de monedas puede darle poder de «voto» cuando se proponen cambios en el protocolo de red de Bitcoin. Esto se conoce como BIP (Protocolo de mejora de Bitcoin). En otras palabras, los mineros tienen cierto grado de influencia en el proceso de toma de decisiones en asuntos como la bifurcación.


¿Cuánto gana un minero?

Las recompensas por la minería de Bitcoin se reducen a la mitad aproximadamente cada cuatro años.1 Cuando se extrajo bitcoin por primera vez en 2009, extraer un bloque le daría 50 BTC. En 2012, esto se redujo a la mitad a 25 BTC. Para 2016, esto se redujo a la mitad nuevamente a 12.5 BTC. El 11 de mayo de 2020, la recompensa se redujo a la mitad nuevamente a 6.25 BTC.

En septiembre de 2021, el precio de Bitcoin era de aproximadamente $ 45,000 por bitcoin, lo que significa que habría ganado $ 281,250 (6.25 x 45,000) por completar un bloque.4 No es un mal incentivo para resolver ese complejo problema de hash detallado anteriormente, podría parecer.


Avanzando hacia un futuro sostenible

2021 ha sido una montaña rusa para la comunidad criptográfica. Los máximos históricos en mayo precedieron a una caída repentina en los valores en todo el mercado luego del giro en U de Musk al aceptar Bitcoin como pago en Tesla, y más recientemente, las NFT han impulsado el interés en Ethereum a medida que los usos de la tecnología blockchain se vuelven más variados y diversos.

Sin embargo, con la crisis climática que se avecina y la escasez de energía que golpea a muchos países del mundo desarrollado, el consumo de energía de las criptomonedas nunca ha estado más bajo el foco de atención.

Algunas criptomonedas están tratando de adaptarse a este mundo cambiante reduciendo la energía requerida para que las transacciones se lleven a cabo en su blockchain. Por ejemplo, Ethereum se está moviendo a un modelo de PoS desde su método actual de PoW para validar transacciones, pero ¿será esto suficiente? ¿O la comunidad criptográfica deberá adaptarse a monedas y cadenas de bloques alternativas para realizar el cambio antes de que sea demasiado tarde?

HTML tutorial

Esta publicación es solo para suscriptores

Esta publicación es solo para suscriptores

Prueba 15 días Gratis

You have not selected any currencies to display

Copyright © 2023 DIAFINTECH 

“ Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para fines funcionales (permitir lanavegación web), para optimizar la navegación y personalizarla según tus preferencias asícomo para mostrarte publicidad en base a tu perfil de navegación (p.e páginas visitadas). Si pulsas ACEPTAR, aceptas todas las cookies. Conoce nuestro aviso de privacidad